A redoblar esfuerzos

La innovación organizacional y el respeto a los derechos humanos serán claves para la empresa mexicana
Comienza 2016. Y desde hace más de 15 años la vinculación entre empresas y universidades todavía es la tarea de un puñado de personas en México –el autor de la presente columna incluido–, que trabaja todos los días por disminuir la desigualdad económica a través de la educación. Ya sea mediante la creación de mejores programas de estudio, o de novedosas maneras de gestionar la empresa a partir del perfeccionamiento de las personas que las dirigen; por acciones y esfuerzos no queda.



La innovación y la tecnología desde hace varias décadas forman parte de la lista de preocupaciones (y ocupaciones) de algunos miembros de la Alta Dirección. El problema es que la mayoría de las compañías –construidas bajo los paradigmas funcionales de la modernidad– no tienen la estructura organizacional adecuada, ni tampoco tienen la filosofía corporativa pertinente para rediseñar tareas, actividades o aprovechar las nuevas oportunidades que la economía global lanza todos los días.
Innovación y vinculación
Así que mientras surge un ganador entre la resistencia al cambio al interior de las empresas y su necesidad de resiliencia organizacional, la batalla intestina generará facturas que deberán pagarse con la capacidad de producir utilidades o ganancias en los años por venir.
La viabilidad económica de las compañías se halla comprometida, a menos, claro, que los empresarios y su primer nivel directivo incluyan a la innovación –con seriedad– como parte de su administración y planeación estratégicas.
“Pero, sobre todo, tenemos que hacer esfuerzos muy importantes en materia de innovación y vinculación sociales. México requiere un nuevo perfil de profesionista, y ahí radica parte de la gran labor de nuestra facultad. Formar a un profesional capaz de entender los grandes cambios de gestión y bienestar de la persona; un promotor de los derechos humanos en la empresa”, expresa Tomás Rosales, Secretario Académico de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM (más información en la entrevista de nuestro espacio de Realidad Aumentada).
Rosales agrega que “las Ciencias de la Computación también será un tema muy importante para la UNAM. Nuestros estudiantes contarán con bases suficientes para incorporar el aspecto tecnológico al interior de las organizaciones. Formaremos estrategas en el empleo pertinente de las nuevas tecnologías”.
Hoy, el gran reto para la administración de la innovación gira alrededor de construir una cultura organizacional de sana convivencia; donde los jefes hagan que sus colaboradores mejoren y progresen al interior de la empresa.
Llevo años con el tema: las compañías deben pensar de manera distinta su modelo de negocio, volcarlo sin titubeos a la defensa y respeto de los derechos humanos.
El valor del conocimiento
Datos transformados en información: ambos, materia prima del conocimiento. ¿Cómo generarlo? Las empresas en México deben tomar en cuenta tres factores fundamentales:
1. La información debe pasar de ser vista como un subproducto de la actividad de la empresa a convertirse en un activo con valor económico que puede ser explotado.
2. La creación de soluciones y modelos innovadores requiere del desarrollo de capacidades internas de las personas.
3. El surgimiento de herramientas open source (un lenguaje de programación R, por ejemplo) hacen mucho más accesible el desarrollo de soluciones de la Ciencia de los Datos.
El autor es abogado postulante, consultor de empresas y periodista. También es miembro de la Barra Mexicana, Colegio de Abogados (BMA) y profesor de posgrados en Alta Dirección en la UNAM, EBC, ICAMI y HC Escuela de Negocios.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *