Pasos para disfrutar la soledad

Vivir solos, para muchos, es un desafío. Desde pequeños aprendemos a vivir en función de los demás, siempre buscando su aprobación o compañía, pensando que otros serán los que nos den la felicidad que buscamos. Hay personas que cuando llegan a casa encienden las luces, el televisor y se ponen a hablar por teléfono para no enfrentar el silencio y la soledad que experimentan.

El miedo a la soledad lo experimentan quienes han perdido la capacidad de pensar en sí mismos y tienen el temor de reconocer sus inseguridades y vacíos.

Tenemos una amiga que vive sola. Ella me contaba que se le ha hecho muy difícil llegar al apartamento y no tener compañía. Siempre piensa en cómo conocerá a esa persona con la que quisiera compartir su vida. Muchas veces se atormenta pensando que el tiempo pasa y nada y, por supuesto, tiene miedo de quedarse sola. Mientras tanto, vive desanimada y estresada. Me preocupa que decida iniciar una relación solo por la necesidad de cariño y compañía.

La soledad temporal también tiene un aspecto muy positivo. Estar a solas te ayuda a recuperar tu balance, tu norte y, al mismo tiempo, te prepara para cuando se presente la oportunidad de compartir tu vida con otro. Es mucho lo que puedes hacer para tener una vida más agradable. Por ejemplo, después de mucho trabajo, es satisfactorio disfrutar de un momento de soledad para revivir algunos eventos del día y, así, comprender lo que hemos vivido. Es importante que aprendamos a estar solos. No hacerlo puede llevarnos a sufrir depresión y malestar físico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *