Si ni dormia cancelaria Michael Jackson

Michael Jackson, desesperado por dormir, le advirtió a un médico el mismo
día que falleció que tendría que cancelar sus conciertos de regreso a la vida
artística a menos que le administraran una dosis de “su leche” , el potente
anestésico propofol, según dijo en su testimonio el principal detective en el
caso cotra el médico de Jackson.

Como resultado, el doctor Conrad Murray cedió y le administró al cantante
un dosis de propofol después de una noche de haberle aplicado menos
drogas, dijo el detective Orlando Martínez.

La fiscalía dijo que la combinación de drogas fue letal y acusó a Murray de
homicidio involuntario, cargo que el médico ha negado ser culpable.

Martínez, que entrevistó a Murray dos días después de la muerte de
Jackson, dio un escalofriante relato paso por paso en la audiencia
preliminar de Murray, señalando que el astro yacía moribundo mientras el
médico le administraba primeros auxilios pero no llamó al número de
emergencia, 911.

El detective, que entrevistó a Murray durante tres horas en la presencia de
sus abogados, dijo que el médico le dijo que le había administrado a
Jackson dosis de propofol durante seis noches por semana durante dos
meses pero que estaba tratando de que el astro se alejara de la droga
porque temía que éste se había vuelto adicto.

El abogado defensor ha presentado poca evidencia durante la audiencia
para decidir si Murray debía ser sometido a juicio. La fiscalía ha
manifestado que cree que la defensa declarará que el cantante se había
administrado más propofol por sí mismo en el día fatídico, antes de su
muerte.

Previamente un farmacéutico dijo en su testimonio que Murray compró 255
ampollas de propofol durante los tres meses previos a la muerte del
cantante.

Murray compró 130 ampollas de propofol en dosis de 100 milímetros y
otras 125 ampollas de las dosis de 20 milímetros, dijo Tim López,
propietario de la empresa Applied Pharmacy Services, de Las Vegas, donde
el doctor tiene una clínica.

Los cuatro embarques de propofol fueron comprados entre el 6 de abril y el
10 de junio del 2009, y las drogas fueron enviadas a la casa de la novia de
Murray en Santa Monica, indica el testimonio.

Murray podría ser condenado a cuatro años de prisión si fuera juzgado y es
condenado

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *