Sangre de Juan Pablo II será reliquia en iglesia polaca

Un envase de cristal conteniendo sangre de Juan Pablo II, extraída al
Pontífice poco antes de su muerte, será colocada como reliquia en una
iglesia de Cracovia

Un frasco con la sangre del Papa Juan Pablo II, extraída poco antes de que
muriera, será colocado como reliquia en una iglesia polaca poco después
de la beatificación del antiguo pontífice este año, dijo un funcionario este
lunes.

Piotr Sionko, el portavoz del Centro Juan Pablo II, dijo que el frasco será
colocado en un envase de cristal e incluido en el altar de una iglesia en la
ciudad de Cracovia, en el sur del país. La iglesia abrirá sus puertas en
mayo.

Se desconoce la fecha exacta de la apertura, pero probablemente será
poco después de la beatificación de Juan Pablo II en El Vaticano el 1 de
mayo.

Sionko dijo que la idea la tuvo el cardenal Stanislaw Dziwisz, arzobispo de
Cracovia y amigo y secretario del antiguo pontífice polaco. La sangre fue
extraída para realizar pruebas médicas en la policlínica Gemelli de Roma
poco ante de la muerte de Juan Pablo el 2 de abril de 2005. Dziwisz tiene
ahora el frasco, dijo.

“Fue la propuesta del cardenal”, dijo Sionko. “Él opina que es la reliquia
más preciada del Papa Juan Pablo II y que debería ser el foco de atención
en la iglesia”.

El templo, en el distrito Lagiewniki, es parte de un centro que se dedicará a
cultivar los recuerdos y enseñanzas del pontífice, quien nació en el sur de
Polonia con el nombre de Karol Wojtyla. Vivió décadas en Cracovia.

Muchos católicos en el mundo están celebrando el anuncio la semana
pasada del Papa Benedicto XVI sobre la beatificación de Juan Pablo II el 1
de mayo. La beatificación es el último paso antes de una posible santidad.

Sin embargo, la idea de mostrar reliquias del pontífice ha sido recibida con
reservas, incluso dentro de la Iglesia.

“La tradición de las reliquias tiene su origen en las prácticas medievales
sobre enseñanza de la Biblia, a través de imágenes y símbolos”, dijo el
reverendo Krzysztof Madel, un sacerdote jesuita en Nowy Sacz que ha
dudado públicamente de la necesidad de mostrar la sangre de Juan Pablo.
“En el mundo racionalizado de hoy el mensaje debería transmitirse a través
de la enseñanza de la vida de alguien”, agregó.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *