Como tener sexo sin amor… y sin pagar

Han existido desde siempre, pero hoy son más los que abrazan esta forma de ser, se trata de personas que no son restrictivas en su vida sexual y consideran que una relación íntima no tiene por qué darse dentro de una relación estable y menos es forzoso el amor.

Por lo regular, un sociosexual comienza su vida sexual desde muy joven y tiene una infinidad de parejas.

Poseen amigos con derecho y sexo casual, sin importar dónde ni con quién.

Esta actitud es cada vez más frecuente en las sociedades modernas, no sólo entre los jóvenes, sino a cualquier edad. Obviamente, los más desinhibidos son los adolescentes, en quienes el amor romántico desaparece para su debut sexual.

La sociosexualidad se da tanto en hombres como mujeres, quienes usan el sexo esporádico para satisfacer necesidades físicas sin comprometerse emocionalmente. De hecho, puede o no estar ligado a otros afectos como el deseo, el placer y la atracción, pero tratan de no involucrar lo que comúnmente se conoce como amor.

Uno de los argumentos que los sociosexuales tienen es que así protegen mejor su corazón, pues la negociación previa a un encuentro meramente sexual limita la creación de expectativas emocionales, lo que no sucede en las relaciones amorosas donde solemos esperar más. Cuando las expectativas se alimentan en exceso, el desenlace será más doloroso.

Una encuesta realizada por la Universidad de Minnesota detectó que las mujeres tienden a buscar el sexo casual entre los 30 y 35 años. Y aunque el porcentaje de parejas casuales se duplica en el caso de los hombres, por lo general, ninguno de los dos sexos sufre estragos emocionales días después del sexo ocasional.

Los hombres tienden más a este tipo de actitudes y son menos exigentes mientras que, según datos de portales de internet, solo una de cada diez visitas a portales de citas y encuentros eróticos es hecha por una mujer quienes son más selectivas. De los hombres y mujeres que mantienen sexo esporádico de una sola noche, el 80% de los varones sí disfrutan de estas relaciones a comparación del 54% de las mujeres, pues muchas de ellas experimentaron sentimientos de culpa, se sentían utilizadas, mientras otras expresaban su deseo de que la relación diera para más allá de un solo encuentro.

No hay reglas escritas en ésto, pero los sociosexuales toman en cuenta que siempre deben usar condón, incluso durante el sexo oral, pues el sexo casual conlleva mayor riesgo de transmisión de enfermedades y embarazos no deseados.

Tambien en su lista de reglas esta la necesidad de establecer acuerdos antes del encuentro para evitar confusiones; respetar códigos de confidencialidad y no divulgar encuentros sexuales; recordar que la libertad de uno termina cuando empieza la del otro.

Y que todo debe realizarse bajo el consentimiento de ambos; además es primordial jugar con la clandestinidad y explotar las fantasías al máximo.