Obra de teatro La Desobediencia de Marte

“La desobediencia de Marte”, de Juan Villoro, nos trae de regreso al teatro a un extraordinario actor, Joaquín Cosío, quien da vida a un actor que a su vez se encuentra ensayando para personificar al astrónomo Tycho Brahe, en compañía de José María de Tavira quien en su rol personificará a Johannes Kepler.
La puesta en escena permite que el espectador pueda observar desde adentro dos extraordinarios mundos, el del arte a través del teatro y el de la ciencia a través también de la teatralidad. Esto ocurre con sus funciones de viernes a domingo en el Teatro Helénico por una breve temporada.
La función de estreno se llevó a cabo con un lleno total, en el que los actores dieron una verdadera cátedra actoral, cambiando de sus roles de actores en preparación de un montaje, a dos astrónomos obsesionados con la ciencia Tycho Brahe en su lecho de muerte y Kepler, cuidándole con el interés de apoderarse de las tablas donde Brahe documentó toda una vida de investigación.
Es “La desobediencia de Marte” una extraordinaria analogía entre el sentir de un científico en sus últimos días y el de un actor entrando a la edad del olvido, por lo que el espectador viaja entre sentimientos y la exactitud de las matemáticas en las estrellas, notando al final que no son dos cosas tan diferentes.
La obra en sí, trata del encuentro que dos astrónomos tuvieron en 1599. Tycho Brahe tenía las mejores tablas de medición y Johannes Kepler era el mejor matemático del momento, se necesitaban mutuamente, pero desconfiaban uno del otro; de esa mezcla de rivalidad y dependencia surgió la teoría que permitió descifrar las órbitas de los planetas.
La obra plantea el duelo que transformó la historia de la humanidad, pero a la par son dos actores escenificando lo anterior con una rivalidad artística, moderna, un primer actor y un joven que se avergüenza de actuar con alguien que trabaja en telenovelas, de modo que la representación brinca de 1599 al 2017, cuando los actores plantean sus opiniones sobre la relación de los astrónomos, en los que encuentran semejanzas increíbles.
El diseño de escenografía está a cargo de Damián Ortega; mientras que el diseño sonoro y música original, son de Miguel Hernández; todo bajo la producción de Claudio Sodi, Abe Rosenberg, Joseph Hemsani y Jacobo Márquez.
“La desobediencia de Marte” se presenta los viernes a las 20:30 horas, sábados a las 18:00 y 20:30 y los domingos a las 17:00 y 19:30 en el Teatro Helénico.