Lo endeble del matrimonio en tiempos del divorcio express

Voluntaria o involuntariamente hay rebeldía a una imposición, sea por ley o por mandato, y con mayor razón cuando se inmiscuye en las decisiones personales o de pareja, por lo que pese a las intimidaciones para que se evite la alianza libre un número importante decide hacerlo.
Igualmente los divorcios continúan a la alza, lo que muestra que las pláticas prematrimoniales que obligan a los novios como condición para contraer nupcias no surten el efecto esperado, por lo que habría que analizar en dónde se ha fallado y qué debe hacerse para evitar que siga esta situación.
Tanto la autoridad civil como la religiosa tienen como formalidad previa al casamiento que los comprometidos participen en las pláticas y presenten el documento que acredite su asistencia a todas las sesiones, requisito sin el cual no pueden seguir adelante, por lo que estén o no de acuerdo deben cumplirlo al pie de la letra.
Si por dos vías hay diálogos motivacionales en la búsqueda de mejorar el propósito que les ayude a fortalecer el conocimiento que tengan sobre lo que significa el matrimonio, supondría que es más que suficiente para que cuando se presenten momentos álgidos les permita sortearlos y prefieran el pacto mutuo y la unidad del hogar.
Contrario al ánimo que debe prevalecer, sin pensarlo demasiado rompen el vínculo, lo que es una realidad en Aguascalientes con un promedio de 140 divorcios mensuales, que en su mayoría tenían de tres a seis años de casados.
Estudiosos de las distintas disciplinas que tienen que ver con el comportamiento humano podrán definir qué es lo que provoca este problema social, pero lo que sí es un hecho es que la obligatoriedad de las pláticas prenupciales podría ser el primer escollo, y por otra parte hace falta cambiar el tipo de disertaciones para hacerlos más accesibles, tanto en lenguaje como en los ejemplos que exponen y como tercer punto que se permita a los participantes preguntar sobre los tópicos que quieran, sea que tenga relación con lo expuesto o con otro tema, como una forma de interactuar y crear empatía entre todos los presentes.
Lo que actualmente se vive tanto a nivel civil como religioso es un monólogo, una recitación que pocos prestan atención ya que sólo están ahí para cubrir las horas necesarias que les permita obtener el papelito. No hay ese deseo de ilustrarse y almacenar en la memoria lo que ahí se dice, lo que se refleja a la hora de las dificultades, ya que en lugar de buscar una solución prefieren la separación sin considerar las consecuencias que acarrea en lo personal y económico y menos se piensa en las secuelas emocionales que tendrán los hijos y sus familiares cercanos.
El tema lleva a otro escenario igual de escabroso, que ante la serie de requisitos para convertirse en esposos hay quienes prefieren “juntarse”, concubinato que actualmente ya no está tan anatematizado como en otros tiempos, y hay una cifra importante de madres solteras que ya tampoco es motivo de malestar social
En resumen, se requiere analizar los porqués hay tanto divorcio y qué debe hacerse para que las pláticas prematrimoniales tengan el fin esperado, o analizar si es un requisito arcaico que debe eliminarse y sólo entregar a las parejas un escrito con una serie de reflexiones que pueden ser de utilidad en su nueva vida.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu
A %d blogueros les gusta esto: