Los riesgos de los rastros piratas

 Juan Pablo Franco Díaz, exigió la intervención de la autoridad sanitaria estatal para poner un alto a las irregularidades preocupantes en el rastro municipal de Jesús María, donde aceptan cerdos enfermos oriundos de otros estados, tanto vivos como caídos, cuya carne la destinan a consumo humano con los peligros que ello implica.
En coordinación con la Asociación Ganadera de Porcicultores, dijo que la UGRA ha estado enviando varias alertas al ISSEA sobre la operación de aquel rastro, el cual no debería aceptar el ingreso de puercos sospechosos y de dudosa procedencia de los estados de Zacatecas y Jalisco, en detrimento de los productores locales.
Aseveró que el Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes debe asegurarse de que instalen los instrumentos y los controles necesarios en el rastro de Jesús María para que no se acepte ni se mate a esos animales, ya que el compromiso de los ganaderos aquicalidenses es ofrecer carne de calidad, en cualquiera de sus variedades.
A pesar de las grandes deficiencias del rastro municipal de Aguascalientes, indicó que esta infraestructura es un factor clave para contener la proliferación de rastros clandestinos, porque ahí llegan todos los animales caídos, los cuales no son aceptados en otros rastros que operan en la entidad, dados sus controles de calidad y sanidad.
En entrevista con El Heraldo, indicó que el rastro capitalino decomisa toda esa carne proveniente de animales enfermos y con ello se evita que sean destazados en las parcelas o de manera clandestina, con el riesgo de que sean vendidos para consumo humano.
Esta problemática sí se presentó en el 2016 con el problema del ganado fallecido en el municipio de Calvillo, comentó.
Juan Pablo Franco Díaz señaló que resulta muy importante avanzar en los rastros TIF, pero si se quiere mantener un control en la matanza de animales y que no sucedan de manera clandestina, el rastro capitalino debe permanecer para darle salida a todos esos animales caídos para que no lleguen al consumo humano.
Finalmente, el dirigente de la UGRA señaló que aquí funcionan cinco rastros entre los municipales y los privados, además, en el municipio de Asientos opera un rastro semiclandestino, ya que así lo autoriza la ley competente, lo cual ciertamente es un problema, y de ahí la relevancia de la permanencia del rastro de Aguascalientes, que a pesar de sus deficiencias, logra un control de la matanza de animales en la entidad.
Cobos.tv © 2015 Frontier Theme