Con su voz, María Reyna González fomenta rescate de lenguas maternas

A los 15 años de edad, cuando María Reyna González concluyó su educación secundaria, decidió romper con la tradición de casarse, formar una familia y dedicarse al hogar por el resto de su vida, y fue así como abandonó su casa para ir en busca de una mejor vida.

Dejó su pueblo natal Santa María Tlahuitoltepec, en la Sierra Norte del estado de Oaxaca; también abandonó a sus padres, amigos, hermanos, historia, a su gente, y se fue a Guadalajara, Jalisco, donde no sabía lo que le deparaba el destino.

Ahí, por más de cinco años tuvo que emplearse como trabajadora del hogar para poder concluir sus estudios de preparatoria y posteriormente iniciar la licenciatura en Música; nada le importaba con tal de seguir su sueño para poder ayudar a su familia y sus paisanos que carecen de muchas cosas.

Sin hablar español sólo mixe, a los 19 años de edad empezó de manera más profesional en la música, tomando clases de vocalización y solfeo con el maestro Joaquín Garzón, pero nunca imaginó cantar ópera, como lo hace ahora, siempre pensó que interpretaría música regional.

En el año 2012, la voz de María Reyna llegó a más personas gracias a un video que se subió a Internet y en el que interpreta una canción a su madre, y al mes siguiente de haber publicado ese video, fue contactada para ofrecer su primer concierto como Ópera Mixe en el Teatro Juárez de Oaxaca, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Además, como parte de este proyecto María Reyna también se presentó en la explanada de Bellas Artes, cantando con Natalia Lafourcade, Ana Díaz, entre otras artistas; posteriormente fue invitada para cantar en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, dentro de la entrega del premio Nezahualcóyotl de Literatura, en 2014.

En el marco del homenaje a Francisco Toledo en la sala “Manuel M. Ponce” del Palacio de Bellas Artes, el 15 de julio de 2015 participó con dos canciones en mixe y una en zapoteco; en 2016, la música y la lengua mixe llegaron a Chile, donde María Reyna se presentó el 20 de octubre en la Feria Internacional del Libro en Santiago.

Son muchos los eventos que María Reyna dice llevar en el alma, pero le llena de gratitud haber cantado para el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la entrega del Bastón de Mando en el Zócalo de la Cuidad de México el pasado 1 de diciembre.

Así como participar en el Centro Cultural Los Pinos, el 15 de diciembre, una vez que este lugar fue abierto al público; son espacios donde ella trata de llevar un poco de su cultura, sus raíces, su historia y fomentar el respeto y orgullo hacia los 68 pueblos indígenas de México.

Hoy, la soprano mixe sigue en busca de nuevos escenarios y espera que pronto pueda tener su Visa para atender invitaciones que tiene en Nueva York, además de presentarse en países de Europa.

Vaya a donde vaya, va orgullosa de ser una mujer indígena oaxaqueña compartiendo con el mundo los sonidos de la lengua mixe y así promover la riqueza cultural del estado y de México.

Junto a Joaquín Garzón, la artista indígena lucha para que la gente valore su lengua materna, en este tiempo donde los padres ya no la trasmiten a las nuevas generaciones, porque a ella le “gustaría que la gente viera que sí hay mucho que aprender cuando uno canta, lee cuentos, declama poesías; con mi canto yo quiero transmitir que respetes, que valores tu lengua materna”, dijo a Notimex la joven de 28 años de edad.

María Reyna se siente orgullosa de llevar sangre indígena en sus venas y de haber nacido en un pueblo de músicos, donde los niños a corta edad empiezan a tocar un instrumento musical.

La soprano indígena señala que su deseo más grande es que a través de su canto, los niños, jóvenes y adultos comprendan la importancia de rescatar las lenguas originarias de sus comunidades, se transmitan de una generación a otra y no desaparezcan.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu
A %d blogueros les gusta esto: