Recuperar credibilidad, objetivo de la cumbre contra la pedofilia en el Vaticano

En el marco de lo que será un encuentro histórico, los presidentes de las diferentes Conferencias Episcopales del Mundo se darán cita del 21 al 24 de febrero para hacer frente al problema de abuso de menores por parte de religiosos.

Dicha reunión se enmarca justo en un momento clave en el que tanto las sociedades civiles como las mismas autoridades eclesiales de algunas comunidades han manifestado lo impostergable que resulta este tema.

De ahí que el Papa Francisco haya calificado a este encuentro como “un fuerte acto de responsabilidad pastoral ante un desafío urgente de nuestro tiempo”, con el fin de ayudar a restaurar la credibilidad de la Iglesia Católica.

El anuncio de este acercamiento se había hecho ya desde el pasado 12 de setiembre de 2018, después de la XXVI reunión que sostuvo con el Consejo de Cardenales (C9).

De acuerdo con información compartida por el padre jesuita Hanz Zollner al medio informativo Vatican News, el programa previsto para esta reunión prevé que cada día haya un argumento central iniciando por el hecho de ser responsables, dar cuenta de los hechos y garantizar la transparencia.

Asimismo, para cada día están previstos tres informes que abordarán los puntos de vista del obispo individual; de la comunidad de obispos y su solidaridad; y de toda la comunidad eclesial como pueblo de Dios.

El prelado subrayo: “No tenemos otra opción más que enfrentar las dificultades que surgen de la comunicación y colaboración intercultural con las que cada organización supranacional de nuestro tiempo debe enfrentarse entre sí”.

Por lo pronto, comunidades como la católica mexicana ya ha comenzado a dar señales de disposición a iniciar las acciones para hacer frente a este flagelo que desvirtúa por completo el verdadero objetivo de la Iglesia.

Muestra de ello fue el anuncio hecho por el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera, quien reveló que en el transcurso de los últimos años fueron retirado del servicio religioso por lo menos 152 presbíteros por abuso de menores.

A decir del jerarca católico, “es obligación de todos los obispos dialogar, entender, superar y castigar todo aquello que vaya en contra de menores, o adultos vulnerables”.

Por ese motivo, entre una de las primeras acciones que llevó a cabo la CEM fue la instalación formal del Equipo Nacional de Protección de Menores el pasado 7 de enero, donde se encontró que el principal problema es la ausencia de una estadística nacional de casos de abuso sexual infantil por parte de clérigos.

Asimismo, se llevó a cabo la elaboración de las “Líneas Guía del Procedimiento a Seguir en Casos de Abuso Sexual de Menores por Parte de Clérigos”, basadas en las disposiciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y aprobadas en la CII Asamblea Plenaria de la CEM, en noviembre del 2016.

Además, se inició la elaboración del “Protocolo de Protección de Menores” (basado en la Legislación Penal Sustantiva y Adjetiva vigente en México, y aprobado en la CIV Asamblea Plenaria de la CEM, en noviembre del 2017).

Se han dado además capacitaciones a los Voceros de 46 Diócesis de México, acerca de los “Protocolos de Actuación en Caso de Abuso a Menores”, organizadas por la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Comunicación (CEPCOM), entre otras acciones.

De esta manera, a decir del presidente de la CEM, se busca una respuesta contundente para lograr una “tolerancia cero” al abuso de menores por parte de autoridades eclesiales.

Hay que señalar que en el marco de estos hechos, uno de los argumentos que se ha pedido abordar para acabar con la pedofilia y la agresión sexual por clérigos a menores y personas indefensas, fue acabar con el celibato como una forma de vida.

Sin embargo, el pasado domingo 10 de febrero, salió a la luz el caso particular de la principal Iglesia protestante de Estados Unidos, la Southern Baptist Convention, señalada por un gran escandalo sexual que involucra a por lo menos 380 pastores acusados de más de 700 abusos sexuales.

En información difundida por los diarios Houston Chronicle y San Antonio Express News, se dio a conocer que dicha comunidad eclesial no hace voto de celibato, uno de los argumentos muy señalados como causa de las agresiones en la iglesia católica.

Sin embargo, dicha comunidad que tiene más de 15 millones de integrantes, especialmente en el sur de Estados Unidos, es acusada por lo menos de 700 agresiones sexuales, principalmente contra menores de edad.

De acuerdo con la revisión de miles de documentos judiciales, al menos 220 pastores y voluntarios han sido condenados por hechos que van desde la posesión de imágenes de pedofilia, hasta la violación, en tanto que docenas de casos siguen en los tribunales.

A diferencia de la Iglesia Católica, según investigaciones de estos diarios, la falta de la jerarquía dentro de la Iglesia Bautista estadunidense ha sido causa de que no haya registro de acusaciones.

Esto ha ocasionado que al menos 35 pastores, voluntarios y educadores de eta comunidad puedan pasar de una iglesia a otra a pesar de sus antecedentes.

Por lo pronto, la comunidad eclesial católica está convencida de que uno de los puntos a atender para garantizar que este problema se erradique es que desde el seminario se cuide la formación de las vocaciones y que haya un acompañamiento espiritual a lo largo de la vida de cada presbítero.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu