Cine mexicano debe mirar hacia el circuito alternativo Iván Ávila Dueñas

Para hacer frente a la falta de espacios para el cine mexicano en el duopolio cinematográfico(Cinemexy Cinépolis), el cineasta Iván Ávila Dueñas considera importante promover las historias en los espacios alternativos y en las salas de arte, que dice “están cobrando cada vez más fuerza”.

En entrevista con Notimex a propósito del estreno de su más reciente película El peluquero romántico, Ávila Dueñas mencionó que como parte de la estrategia de distribución ha planeado una ruta por las principales ciudades del país, a fin de sostener un acercamiento con el público y conocer qué les mueve y con qué se identifican.

Por ahora han hecho lo propio en Nuevo León, Zacatecas y Ciudad de México, pero aún falta visitar Querétaro, Tijuana, Hermosillo, Oaxaca y Guadalajara. En esta última ciudad, además, presentará sus películas Adán y Eva y La sangre iluminada, como parte de un ciclo de “Cine Fantástico” de la exposición En casa con mis monstruos, de Guillermo del Toro.

Al respecto, Ávila Dueñas indicó:

“Las condiciones actuales de la exhibición son muy complicadas para el cine mexicano y lo que intentamos es la cercanía con el público. Ir a presentarla y darnos tiempo de dialogar y retroalimentarnos con la gente”.

De acuerdo con el realizador, estos acercamientos han sido muy agradables, “porque te das cuenta de qué situación tocó a la gente, qué pasa con ellos. El sábado 29 la presenté en Casa del Cine, Ciudad de México, y una persona estaba muy conmovida. Venía de la pérdida de su madre y estaba plenamente identificado con la historia”.

Lo que estamos buscando, añadió, “es una exhibición directa y frontal con el público, y tratar de cuidar a la gente que gusta de nuestras películas, ponerles esa atención. El cine mexicano va muy bien en cuanto a niveles de producción, pero seguimos teniendo el cuello de botella en la exhibición y por lo visto no podemos aspirar al duopolio”.

Aunque reconoció que es importante que se esté escuchando a la comunidad para una posible reforma de Ley Cinematográfica, mencionó que “la exhibición en México es un negocio que está calculado para vender cierto tipo de historias, donde el cine mexicano que no busca de manera descarada la taquilla, no tiene cabida”.

Opinó que “no se debe perder de vista que el cine en México es visto como un bien de mercado y no un bien cultural, por eso el cine que habla de la identidad no tiene el espacio necesario y hay que buscar otras rutas”.

En ese sentido, Ávila Dueñas -quien fue asistente de Arturo Ripstein en la cinta Profundo carmesí- reflexionó en torno a que el cine mexicano está en la búsqueda de cómo exhibir sus historias y cómo acercarnos al público dentro de los espacios que tienen.

“Tenemos un circuito cultural que es cada vez más sólido, así como las redes de cineclubes. La reforma de ley es importante pero hay que tomar en cuenta que es un negocio particular”, concluyó el cineasta mexicano.

El peluquero romántico

A lo largo de 93 minutos, Iván Ávila Dueñas retrata la historia de Vi?ctor, un peluquero solitario de la Ciudad de México que tras la muerte de su madre comienza a buscar alguien que llene el vacío que ella dejó en su vida.

Aunque intenta sostener amoríos con mujeres, no logra tener suerte hasta que decide soltar su pasado para embarcarse a nuevas experiencias en Río de Janeiro, Brasil, donde finalmente logra reencontrarse y vivir sin la carga emocional de su pasado.

La cinta, que tuvo su estreno nacional en la 16 edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), es una historia original de Armando López Muñoz e Iván Ávila Dueñas, con la colaboración de Paula Markovitch.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu