Bauhaus, una de las agrupaciones más influyentes en la década de los 80 durante el movimiento contracultural gótico, regresó a los escenarios en un importante recinto de Los Ángeles, California, después de 13 años de no tocar juntos. El vocalista Peter Murphy, junto a Daniel Ash, Kevin Haskins y David J causaron expectación entre sus más fieles seguidores quienes habían perdido la fe en un reencuentro exclusivo de Bauhaus; sin embargo, fue posible en el marco del festival Substance, donde aparecieron para cerrar el evento, con información del medio musical Wrap. El setlist fue una combinación de sus éxitos, así como de temas que no tocaban desde los años 80, tales como The man with the X-Ray eyes y The three shadows part II sin faltar sus clásicos Dark entries, She’s in parties y Bela lugosi’s dead. Pero no todo se trató de ellos, también homenajearon a David Bowie con un par de temas e hicieron otros covers de Iggy Pop. La agrupación británica se caracteriza por formar parte de los fundadores de la escena musical dark wave junto a otros importantes exponentes como The Cure, Joy Division y Depeche Mode, mismos que marcaron la pauta desde las trincheras del post-punk, para dar vida al género rock gótico. El regreso de Bauhaus se suma a los nuevos acontecimientos que se están presentando en el mundo de la música alternativa tales como el reencuentro de Rage Against The Machine y My Chemical Romance. Por el momento no se sabe si Bauhaus abrirá más fechas para continuar con su nueva reunión.

Dirigido por Joyce García, el documental Yo no soy guapo retrata la situación actual del ambiente sonidero en el barrio de Tepito y La Merced, donde en octubre de cada año realizan sus famosos bailes en los que las luces de colores, bocinas y máquinas de humo, son los elementos primordiales en estas fiestas.

El filme relata cómo desde 2014 la organización de los bailes públicos realizados en el mercado de La Merced y el barrio de Tepito, han sufrido cancelaciones a raíz de la negación de permisos por parte de las autoridades de la Ciudad de México, quienes argumentaron el saldo rojo que han dejado dichos eventos en años anteriores.

Lupita la Cigarrita, protagonista del documental, comenta dentro de la historia que la cancelación de dichos eventos recreativos ocasiona que los jóvenes tengan que buscar otros lugares de esparcimiento, pues las calles y espacios públicos les están siendo arrebatados, incluso asegura que eso es un factor determinante para que los jóvenes opten por el camino de los vicios.

En conferencia de prensa, Joyce García platicó que el documental requirió un trabajo de más de cinco años, los cuales invirtió en entrevistas y el levantamiento de imagen en las colonias Morelos y Merced Balbuena, lugares en los que acompañada de su protagonista buscó representar una de las tradiciones más populares en los barrios, donde la música sonidera es cultura.

Yo no soy guapo sigue a Lupita la Cigarrita una de las pocas mujeres que se han aventurado a trabajar en la música proveniente de tornamesas y consolas de audio, misma que ella ha definido como “música del barrio”.

“Nos afecta cuando hay problemas, pero he luchado tanto porque quiero que el gobierno se integre con nosotros”, explicó La Cigarrita ante la prensa, donde se dijo orgullosa de que las tradiciones de los barrios se vean representadas a través de un documental.

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Close Menu