Los asesinatos de Diego Santoy Riverol

El caso del “Asesino de Cumbres”, como se le llamó a Diego Santoy consternó a la ciudad de Monterrey, en Nuevo León, y en general a México en 2006 por la saña con la que fueron asesinados dos niños de 7 y 3 años que eran hermanos de Erika Peña Coss, entonces novia del acusado.

Este viernes 14 de febrero se dio a conocer que Diego Santoy, ganó un amparo con el que reabrirán el caso por el que recibió una condena de 138 años de cárcel, que después fue reducida a 71 años.

El doble homicidio fue un 2 de marzo de 2006 en la casa de Erika ubicada en la calle Monte Casino de la colonia Cumbres. De acuerdo con las declaraciones del juicio, los niños fueron asesinados en su casa después que Diego la visitó para intentar dialogar para reanudar su relación.

Ambos se habían conocido en la fiesta de 15 años de una amiga mutua, mientras Diego estudiaba Ingeniería y había incursionado en la conducción televisiva. La historia de amor entre los dos era aceptada por las familias e incluso Diego pasaba festividades como Año nuevo con los Coss.

De acuerdo con el testimonio de Erika, después de tres años de relación decidió terminar con Diego porque se había convertido en un hombre agresivo, posesivo y celoso. El acto que habría provocado la ruptura fue que Diego le habría robado a Teresa Coss, la madre de su novia y entonces una conductora en la televisión local, un celular y que luego intentó regalarle a Erika como si fuera nuevo. Versión que fue negada por el joven.

Después de la ruptura, Diego organizó una fiesta en la que ambos se iban a reencontrar y aunque no reanudaron el romance, sí iniciaron una amistad.

Santoy habría ingresado al domicilio con un pasamontañas y guantes de látex y trepó por las paredes para ingresar a la residencia.

Una vez dentro, se escabulló hasta la habitación de Erika para intentar convencerla de que continuara con la relación, siguieron discutiendo hasta la parte baja del domicilio por lo que los niños bajaron al escuchar la pelea; ante la negativa de la joven, Santoy habría asesinado a su hermana de 3 años, María Fernanda Peña Coss, y a Erick Azur, de 7 años de edad.

Antes de huir, intentó degollar a su ex pareja y secuestró a la empleada doméstica; luego robó un coche y se fue del estado junto a su hermano. Cuatro días después fueron localizados y detenidos en Oaxaca mientras se trasladaban en un autobús con dirección a Guatemala. Tras el aseguramiento, los hermanos Santoy fueron trasladados de nuevo a Monterrey.

Cuando Erika Peña Coss se recuperó de las heridas del cuello, declaró que su ex novio era el único culpable de haber asesinado a sus dos hermanitos como venganza por no haber aceptado ser su novia de nuevo.

Pero Diego, entonces de 21 años, aseguró que su ex novia también era responsable de la muerte de los niños. Afirmó que ella había matado a sus hermanitos porque los odiaba además que dio a conocer que él sólo le ayudó a asesinarlos ya que la chica lo había presionado para cometer el crimen aludiendo a una falta de amor hacia ella.

“Yo estoy dispuesto a pagar por lo mío, pero por lo tuyo no”, le dijo Diego a Erika en un careo ante lo que ella respondió “mis manos están limpias, al igual que mi alma”.

Sin embargo, él insistió en la participación de la joven al señalarle: “¿Qué sentías mientras le encajabas el cuchillo en la espalda y en el cuello, qué sentiste Erika mientras estrangulabas de esa forma tan horrible a tu hermano?”.

Tras involucrar a la hermana mayor de la familia, Santoy volvió a modificar su testimonio y agregó que había mantenido relaciones sexuales con la madre de su ex pareja, en esa versión, Erika habría matado a sus hermanos en un ataque de ira.

A pesar que Diego Santoy insistió en las declaraciones en contra de Erika las autoridades dijeron que no existían las pruebas necesarias, por lo que el 11 de octubre de 2010 fue condenado a 138 años de cárcel por los delitos de homicidio calificado contra los niños privación ilegal de la libertad, robo de vehículo y tentativa de homicidio.

El caso del llamado “Asesino de cumbres” fue tan famoso que se filmó una película llamada “Cumbres”, del director mexicano Gabriel Nuncio. Incluso hubo gente que formó grupos de admiradores de Diego Santoy, quien se casó en prisión con una de las fundadoras de esos grupos.

Erika se casó y vive en el estado de Guanajuato. Su madre también desapareció como figura televisiva y toda la familia abandonó la ciudad de Monterrey.

Grupo Reforma publicó que los magistrados pidieron al juez responsable una nueva sentencia por el crimen. El próximo viernes 28 de febrero se repetirán los careos con los involucrados cercanos al doble homicidio al que deberán acudir Diego Santoy, Erika Peña Coss y Teresa Guadalupe Coss.


Deja un comentario

Close Menu