Profeco no baja la guardia

Preocupada por la economía de las familias, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) intensifica la vigilancia sobre productores y comerciantes para evitar que alteren los precios de la canasta básica, principalmente del huevo que ha centrado la atención en las últimas semanas, por lo que una vez concluidas las investigaciones se esperan fuertes multas a los que provocaron el encarecimiento.

En otros años, la actividad de la Profeco se enfocó a los productos del mar que durante la Cuaresma tienen una alta demanda, lo que todo parece indicar que este año fueron pocos los reportes en contra de los vendedores, ya que incluso se dio un fenómeno inusual al encontrar pescados y mariscos a un costo menor del habitual, lo cual se debe, entre otras razones, a que además de la producción nacional grandes tiendas trajeron volúmenes del extranjero, por lo tanto, se dio una reducción de precios para atraerse la atención de los compradores.

De acuerdo a las indagatorias que han tenido lugar, la procuraduría consideró que el alza en el precio del huevo no está justificada y todo indica que es más como resultado de una especulación provocada por los productores, de ahí que es de la mayor importancia la intervención de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), ya que con la información que tiene la Profeco y la que logre acopiar en sus propias averiguaciones, podrá determinar si hay elementos para abrir un proceso por prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la producción, distribución y comercialización.

Se ha reunido la suficiente información de las verificaciones hechas en centrales de abasto, autoservicios y tienditas, obteniéndose datos de 18 de las 22 empresas productoras de huevo en la República, concluyéndose que los indicios apuntan a una especulación de los productores que tienen intereses en los canales de distribución y venta al mayoreo y menudeo.

A decir verdad, lo más importante es la advertencia de que no se permitirá la alteración a los precios de la canasta básica y quien lo haga, le puede salir más caro el caldo que las albóndigas; por lo tanto, es preferible que lo mediten muy bien antes de lanzarse a la aventura esperando no ser descubiertos, ya que la Profeco, la Secretaría de Economía y la Cofece tienen la capacidad técnica y operativa para caerles encima.

Deja un comentario