Ofrece Autocine Gijón una forma diferente de disfrutar el cine

Con 22 años de historia y capacidad para 200 autos, el Autocine Gijón ofrece una forma diferente de apreciar el séptimo arte, con venta de alimentos y bebidas, la posibilidad de escuchar la película en el radio de cada vehículo y viseras para que en la época de lluvia se evite el uso de los limpiaparabrisas.

Siendo el más antiguo de toda España, tiene un costo de 10 euros por vehículo, lo que permite a familias numerosas disfrutar del cine por menos dinero que en las salas ordinarias y además tiene en cartelera las películas más actuales.

Para aquellos que no tienen carro, cuenta con tres autobuses, con todo lo necesario para poder disfrutar de la película, incluso mesas para poder cenar y tomar bebidas a bordo.

Mari Luz Fernández, una de las propietarias del autocine que se enclava a pocos kilómetros de la ciudad de Gijón, en el norte español, aseguró que los autocinemas no solo no están en riesgo de extinción, sino que es una modalidad que puede extenderse.

Dijo a Notimex que “se ha intentado en varios sitios e incluso creo que llegará el momento en que se van a expander. Toda la gente que viene de fuera, toda la gente que lo ve, todo mundo se marcha con muy buen recuerdo. Yo creo que alguien acabará poniéndolo en más sitios”.

Mari Luz refirió que el Autocine Gijón empezó hace 22 años, con todas las ganas de su padre, José Antonio, de tener uno, tras haberlos visto en varias películas.

Sostuvo que el de Gijón es de los más grandes y de hecho solo hay dos de este estilo en toda España, el otro en Valencia.

Pero “somos los únicos que tenemos el método de escuchar la película por la radio del propio coche de cada uno, somos los únicos que tenemos esas emisoras”, puntualizó durante la entrevista.

También “somos los únicos que estamos abiertos todo el año, aunque luego hay muchos cines que abren por el verano, por temporadas y demás”.

Destacó que cuentan con viseras para los días de lluvia, que se pegan con ventosas al coche en la parte de arriba de manera que cuando llega la lluvia, el agua se desplaza hacia los lados sin tener que accionar el limpiaparabrisas.

Para Mari Luz, “los autocinemas o te gustan o los odias, no hay un término medio”.

Recordó que cuando se dejó de fumar en muchísimos sitios, “mucha gente escogía venir aquí para poder fumar, pues en tu coche puedes hacer lo que te de la gana, nadie te prohíbe ni fumar, ni comer, si no te gusta la película puedes hablar”.

“Incluso al tener tantos puestos de comida y bebida, si a la gente no le gusta la película, salen a tomar algo”, agregó.

Resaltó que ir al autocinema tiene un costo muy económico para las personas del coche, pues no llega a los precios de los demás cines. “Entonces yo creo que esto hace que esto se pueda seguir manteniendo. Nos ha dado la crisis como en todos los sitios pero afortunadamente seguimos adelante”, señaló.

Sobre las películas que presentan cada semana, sostuvo que son las que están en cartelera en otros cines.

“Antes cuando teníamos las películas en 35 milímetros, era muchísimo más difícil conseguirlas porque había demasiados cines y muy pocas copias con lo cual, los cines grandes, las multinacionales, siempre conseguían tener más copias que los demás”, recordó.

Anotó que al pasar a las películas digitales, las copias han crecido, “pero también hemos tenido que modernizarnos en nuestras máquinas y ahora ya podemos tener casi todos los estrenos que salen al mismo tiempo”.

El Autocine Gijón presenta esta semana “Terminator”, pero tuvo mucho éxito la semana pasada con “Los Minions”.

Puntualizó que para el autocine funciona mucho el tema de las películas infantiles, porque ayuda el precio contra los grandes cines.

“No es lo mismo ir una familia de cuatro personas a un cine normal y pagar a lo mejor más de 30 euros que venir cuatro personas aquí por 10 euros, aquí pueden comer o traer algo de casa”, enfatizó.

Deja un comentario