La Historia del Mercado Calera en Aguascalientes

Con su desaparición inicio el cambio citadino

El Mercadito Calera

* Durante muchos años se asentó en lo que era la calle Mina y parte de lo que hoy es la avenida Adolfo López Mateos
* Carmelita Martin del Campo, la primera alcaldesa de la ciudad y del país, fue la que dio el paso decisivo a la modernización citadina
Fue un mercado pintoresco, en el que se podía adquirir carbón con Francisco Yáñez, frijol y leche con Cayetano Escalante, verdura con Romualda, nieve con María, maíz con Hilario y la que se considera la mejor rellena de ese tiempo, la que vendía La China o bien disfrutar de una comida en las fondas de Luz o Doña Carlota Macías, o encargarle un viaje de agua a Fructuoso Díaz Macías por 2 ¢ 3 centavos, de la pila que se encontraba en el costado poniente del mercado, la que el mismo don Fructuoso se encargaba de limpiar cada semana por un sueldo de 1 centavo, que le pagaba la Presidencia después de firmar su respectivo recibo.
A fines de 1958 fue cuando Carmelita Martin del Campo considero la desaparición del Mercado Isidro Calera, debido a que existía un proyecto para construir la entonces llamada avenida Oriente Poniente.
A principios de los sesenta el mercado se encontraba en estado sema ruinoso, siendo inminente su demolición, y la mayoría de los locatarios fueron reubicados en el Mercado Independencia, o como se le conocía popularmente de Las Palomas, por haber sido construido en terrenos del antiguo cuartel de este nombre, de las calles de Galeana y Rayón.
Del Mercado Calera solo se conserva una vieja placa de cantera, en la que se puede ver el nombre Isidro Calera y el año de 1890.
Esta placa se encontraba inicialmente en la tienda de abarrotes de don José Alonso, ubicada en la esquina de Colon con vista al mercado, con la demolición del mercado la placa estuvo a punto de perderse entre los escombros, de donde fue rescatada por Don Fructuoso Díaz Macías, el mismo que hacia los viajes de agua, y gracias a él la podemos apreciar en el frente de su agencia de bicicletas, finca que anteriormente fue la fonda de Doña Carlota Macías viuda de Díaz, de la avenida López Mateos.