Son jóvenes protagonistas de elecciones peruanas

Los jóvenes peruanos fueron los protagonistas de las elecciones generales, tanto en su calidad de electores como de vocales de mesa en los más de cinco mil centros receptores de sufragios en todo el país.

En un recorrido de Notimex por la Universidad Ricardo Palma, uno de los mayores centros de votación de Lima, los jóvenes eran una notoria mayoría en las interminables filas que se conformaron para ingresar a las salas y marcar sus preferencias en un voto de importantes dimensiones.

Y es que el sufragio único traía el espacio para votar por uno de los 10 candidatos presidenciales, cada uno con su fotografía, además de las preferencias por los congresistas y por los integrantes del Parlamento Andino.


A este centro de estudios llegó en su silla de ruedas Kenji Kohama, de 21 años, un joven que sufre una grave parálisis en su cuerpo y que, asistido por su hermano y su madre, concurrió a cumplir con su deber ciudadano, pese a no estar obligado por sufrir una enfermedad grave.

Debido a que su condición le impide marcar el voto, Kenji se colocó tras la cabina de votación junto a su hermano, quien traspasó al voto las preferencias que el joven le dictó al oído. Su rostro de felicidad por cumplir con su deber ciudadano fue indescriptible.

Con alguna dificultad logró ingresar su voto en la urna, en un ambiente de silencio de los vocales de mesa y del resto de los electores por el ejemplo ciudadano que dio a miles que se quedaron en sus casas resignados a pagar una multa.

La madre de Kenji, Felicita, dijo a Notimex que “él me pidió que lo trajera a votar por primera vez, estuvo toda la semana viendo televisión enterándose de las noticias de los candidatos a presidente y me pidió que lo trajera”.

Con un delgado hilo de voz, producto de la emoción de votar por primera vez, Kenji reveló que votó “por Keiko (Fujimori)” y que esperará los resultados “en la casa por televisión”, diálogo que se produce en medio de los elogios del resto de los electores.

“Él es un ejemplo para todos nosotros, que a veces nos cuestionamos venir a votar. Imagínese que viene en silla de ruedas, con toda su discapacidad a cuestas, para cumplir con su deber. Es un ejemplo increíble”, aseveró una anónima votante que felicitó al joven por su decisión de votar.

En el recorrido por el centro de votación, cientos de jóvenes esperaron al menos una hora para emitir su sufragio, en un lento proceso que algunos explicaron por la inexperiencia de algunos vocales de mesa.

Javiera Martínez, una joven de 25 años que vota por primera vez, dijo a Notimex que “hay un poco de confusión y eso hace que las filas sean lentas, pero ya estamos acá, por más de una hora, y yo creo que me quedan 30 minutos más al menos”.

De acuerdo con datos oficiales de la autoridad electoral, 8.3 millones de los 22.9 millones de electores tienen entre 20 y 34 años de edad, mientras que dos millones 943 mil 721 jóvenes están habilitados para votar por primera vez en su vida ya que tenían menos de 18 años en la elección de 2011.