Veneno de serpiente podría tratar dolor crónico: estudio

Una toxina extraída del veneno de las serpientes cascabel de América del Sur podría usarse para tratar dolor crónico, de acuerdo con una investigación publicada en la revista científica Toxins.

A pesar de que la crotoxina (toxina extraída del veneno) cuenta con propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antitumorales para tratar el dolor crónico, su uso medicinal se veía limitado por su alta toxicidad.

Sin embargo, investigadores de Brasil descubrieron que si esta toxina se encapsula en sílice nanoestructurada SBA-15 podría utilizarse para efectos terapéuticos.

La crotoxina, explicaron, es un analgésico potente porque actúa en diferentes vías del dolor. Para probar sus efectos, los científicos realizaron pruebas en animales modelo, a quienes suministraron antagonistas de los receptores involucrados en el dolor poco antes del complejo de crotoxina/sílice.

“Descubrimos que los receptores muscarínicos y adrenérgicos, que actúan sobre el sistema nervioso, y los receptores de formilo, que son objetivos de los compuestos antiinflamatorios naturales, estaban involucrados en la acción del complejo crotoxina/sílice”, comentaron.

Los investigadores señalaron que se necesitan más estudios antes de que esta combinación pueda utilizarse en medicamentos, en tanto, informaron que trabajan en analizar los beneficios de la crotoxina en el tratamiento de la esclerosis múltiple.

Deja un comentario