Como detectar a alguien machista

El machismo suele estar tan arraigado en usos y costumbres de las personas, que incluso hombres y mujeres llegan a serlo en cierta medida sin que se den cuenta.

Qué es el machismo

El machismo es una ideología que engloba actitudes, conductas, prácticas sociales y creencias destinadas a promover la superioridad del hombre por sobre la mujer, o autosuficiencia y orgullo del varón en varios ámbitos de la vida.

Algunos críticos consideran también al machismo como la discriminación contra otros grupos sociales, como homosexuales. Algunos movimientos feministas lo definen como “el conjunto de actitudes y prácticas sexistas para mantener el orden social en el que las mujeres son sometidas o discriminadas”.

Esta es una pequeña guía para detectar una actitud machista, tómalo en cuenta.

  • Creer que salir de fiesta es “sólo para hombres”, lo mismo si tienen muchas parejas sexuales.
  • Subestimar a la mujer creyendo que puestos directivos no deberían ser para mujeres o pensar que ciertas actividades y profesiones son únicas en hombres.
  • Considerar que el trabajo o labor doméstica sólo está bien realizada por mujeres.
  • Considerar que una mujer y un hombre no pueden ser amigos.
  • Limitar actividades y gustos a determinado género como que a los hombres sólo les gusta el futbol y los autos, pero a las mujeres sólo les gustan temas banales como la ropa, los “chismes” o la belleza.
  • No considerar a una ama de casa una trabajadora más por no recibir un sueldo.
  • Llamarle a un hombre por su apellido y a una mujer por su nombre, es colocar en una posición de mayor respeto a un hombre que a una mujer.
  • Burlarse de alguien que realiza una actividad. Por ejemplo, decirle a un hombre “te dejaron de niñera” si se quedó en casa a cuidar a los hijos porque la esposa salió,
  • El hombre no se preocupa por el placer sexual de la mujer y también es machismo cuando la mujer sólo le preocupa el placer sexual del hombre.
  • Sentirse inferior si como hombre tu sueldo es menor al de tu pareja. Y si eres mujer pensar que así debe de ser.
  • El cuidado diario de los hijos es de las mujeres, pero en tareas de entretenimiento es para los hombres, como llevarlo a ver futbol o jugar con ellos.
  • Preguntarle a una mujer cuándo tendrán hijos y no a un hombre, sobre todo después de los 30 años.
  • Describir a una mujer como “poco femenina” o usar la palabra “provocador” para describir el atuendo o apariencia de una mujer. Mientras que la crítica a un hombre es más por qué tan inteligente es.
  • Criticar la forma en la que habla una mujer con la típica frase “no son formas de hablar para una señorita”.
  • Usar el lugar de copiloto y piloto por hombres, la mujer ir atrás del auto por el hecho de ser mujer.
  • Aceptar y ver correcto que en televisión los presentadores sean los ácidos y divertidos y ellas las guapas.
  • Inscribir a los niños al futbol y a las niñas al ballet, lo mismo sucede con la utilización de ciertos colores como el rosa y el azul.
  • Sólo colocar cambiadores para niños pequeños en el baño de mujeres.
  • Cuando hay visitas en casa, asumir que quien hizo comida fue la mujer.
  • Dejar siempre la cuenta al hombre cuando van a un restaurante, y una mujer no pedir la cuenta por creer que le corresponde al hombre hacerlo.
  • Usar frases como “no me lo habías pedido” cuando una mujer le recuerda a un hombre que no ha hecho su parte de las tareas de hogar.
  • Usar frases como “tenía que ser una mujer” para criticar de forma negativa una acción o utilizar la frase “soy como un niño (vato, hombre)” cuando quieren exaltar o sentirse orgullosas de una actividad.
  • Tienden a juzgar más a la mujer a la hora de educar a los hijos que a un hombre. Por ejemplo, las mujeres son juzgadas con la culpa de que sean “consentidos” cuando el trato es cordial y amable, pero el hecho de que los padres regañen es correcto porque “imponen límites”.
  • Se refieren a las mujeres como las únicas feministas, cuando también hay hombres feministas.
  • Considerar que las mujeres en una relación son chantajistas, “intensas”, molestas y regañan por todo cuando hacen una petición sobre designación de responsabilidades.
  • La “friend zone”. Si una mujer marca límites ante los deseos de un hombre, lo juzgan como una actitud malvada, cuando quizá el hombre puso en la “sex zone” a la mujer.
  • Ausencia del lenguaje inclusivo. Utilizar términos como alumnos, funcionarios, trabajadores, niños.

Una síntesis de frases que usamos a diario que son machistas

  • “Qué suerte, tu marido te ayuda en casa”.
  • “Corres como una niña.”
  • “Lloras como una niña.”
  • “Hablas mucho, pareces una niña.”
  • “Seguro se acuesta con el jefe.”
  • “Déjala, está en sus días.”
  • “Te vas a quedar solterona.”
  • “La mujer en casa y con la pata quebrada.”
  • “De la mujer y el mar no hay que fiar.”
  • “La mujer y el vino engañan al más fino.”
  • “Pórtate como una señorita”
  • ???Mujer tenía que ser”
  • “Es bonita, ha de ser tonta”
  • “No hay quién la entienda.”
  • “Qué bueno que siendo madre quiera superarse.”
Entrada siguienteLeer más artículos

Deja un comentario