Cómo explicarle a mi hijo la muerte de su mascota

Las mascotas son mucho más que simplemente animales. Las mascotas son miembros de la familia e incluso para los niños suelen ser sus mejores amigos.
Que un niño crezca junto a una mascota tiene muchos beneficios. Lo habitual es que, al igual que los adultos, el niño se vea unido de algún modo a su mascota. Es habitual que los niños y sus mascotas compartan actividades, principalmente cuando se trata de perros y gatos.

Uno de los mayores miedos de los adultos es comunicarle a un hijo la muerte de su mascota. Hay que destacar que la muerte de una mascota es, en muchas ocasiones, la primera experiencia directa que tiene un niño con la muerte. Por esta razón, es importante actuar adecuadamente, ya que la primera muerte que vive el niño determina en gran medida cómo vivirá las demás muertes que se produzcan a lo largo de su vida.

A menudo la primera reacción de los adultos es sustituir a las mascotas. También es frecuente que le cuenten al niño historias sobre un viaje, o que busquen una mascota aparentemente similar y la hagan pasar por la antigua, contándole al pequeño mentiras piadosas como que ha estado en la peluquería, etc. Esta forma de ocultar la muerte al niño suele confundir al menor, por lo que es preferible afrontar el hecho contándole la verdad.

Tal como lo haría con cualquier asunto serio, intente calcular cuánta información necesita el niño según su edad, su nivel de madurez y su experiencia.

¿Cómo explicar a un niño la muerte de su mascota?

– Hay que explicarle al niño que la mascota ha muerto y lo que esto implica, es decir: que no va a jugar más con ella, que no la va a ver, etc.

– Si podemos anticipar la muerte de la mascota, es bueno que el niño sepa que su animal está enfermo. Si quiere, también puede acompañarnos al veterinario.

– Podemos decirle al niño que puede donar las pertenencias de la mascota a alguna protectora que las utilice, recoja y guarde, por si hay otras mascotas que las necesitan.

– Ayude a los niños a comprender que es normal que sientan esas emociones y que es normal que al principio no quieran hablar de eso. Y asegúreles que usted estará allí cuando estén preparados para hablar.

– Para los niños es un alivio saber que no son los únicos que están tristes. Comparta historias de las mascotas que usted tuvo y perdió cuando era pequeño y lo difícil que le resultó despedirse.

– Si vamos a adoptar otra mascota -porque ya lo teníamos pensado-, es recomendable que no sea un mero reemplazo de la que teníamos, es decir, que responda a un verdadero deseo de tener mascota, y no sea simplemente una maniobra para que el niño no eche de menos a la anterior.

Una vez que el impacto de la noticia comience a desaparecer, es importante ayudar a su hijo a sanar y seguir adelante.

Puede ser útil encontrar maneras especiales de recordar a una mascota. Podría compartir los recuerdos de los buenos momentos que pasaron juntos. Escriban juntos una oración o compartan lo que la mascota significaba para cada miembro de la familia. Compartan historias de los momentos divertidos de su mascota. Ofrezca muchos abrazos cariñosos. También podrían hacer un proyecto, como un cuaderno con recortes.

Fuentes

Patricia Días, 2019. Los niños y la muerte de sus mascotas. Fundación Mario Losantos del Campo. Sitio Web: fundacionmlc.org

Entrada siguienteLeer más artículos

Deja un comentario