Gobierno Federal en contra de compra de aparatos para medir temperatura en aeropuertos

Hugo López Gatell  : Yo solo quiero decir un elemento antes de abrir ya la sesión de preguntas y respuestas, y en este caso no es tanto de interés para la población en general, es más de interés técnico en la comunidad gubernamental de las entidades federativas, pero a lo largo del día de hoy recibí varias consultas al respecto de un tema técnica que es el tamizaje en los aeropuertos y concretamente la pregunta ha sido, desde luego esto al empezar la semana laboral mañana, que nosotros sí estaremos trabajando, lo haremos formalmente una comunicación, pero no quisiera dejar pasar la oportunidad dadas las múltiples consultas que recibí hoy para comentar los siguiente.

El tamizaje o filtro o revisión que se hace en los aeropuertos tiene muchas modalidades y en cada país se ha implantado una manera distinta, pero también en nuestro país a pesar de que existen algunos lineamientos generales se ha adaptado a las distintas circunstancias, estas circunstancias tienen que ver desde luego la intensidad de afluencia de pasajeros, las características físicas de las unidades aeroportuarias y también de qué tanto se puede facilitar el proceso de flujo de los pasajeros cumpliendo con los filtros y que no se obstaculice.

Y una inquietud que en el mundo entero o una herramienta que en el mundo entero se ha presentado como potencialmente útil son los monitores de temperatura de distancia, las famosas termocámaras, éstas a diferencia de los termómetros manuales tienen posiblemente la ventaja de que no se necesita detener físicamente a la persona porque pasa simplemente por un pasillo donde está proyectada la imagen y la termocámara se encarga.

Y desde hace muchos años, concretamente desde hace diez cuando fue la pandemia de influenza en 2009 han existido numerosas publicaciones científicas que han revisado la potencial utilidad, pero también las limitaciones de este tipo de equipos y en general la conclusión de la evidencia científica es que la utilidad es muy limitada por muchas razones, pero sobre todo por la precisión que pueden tener estos aparatos, la precisión se pierde rápidamente una vez instalados y requieren una gran demanda de mantenimiento para mantener la calibración.

Este conocimiento que ya lo teníamos desde la pandemia de influenza de 2009 lo refrende ahora en una revisión con el Centro Nacional de Metrología, quienes me ayudaron a identificar que efectivamente este problema de calibración es una limitante.

Si estos equipos no fueran tan costosos posiblemente pensaría uno que son de utilidad, pero siendo sumamente costosos son muy, muy caros estos equipos, es pertinente cuestionarse si es la mejor alternativa, particularmente cuando hay que hacer gastos en otras necesidades, concretamente en equipos de atención a las personas enfermas, por ejemplo, los ventiladores mecánicos, los monitores en las terapias intensivas, los aparatos de ultrasonido, etcétera.

Entonces, en general la recomendación, insisto, esto lo formalizaremos en estos pocos días próximos cuando se reuna nuevamente el pleno del Comité Nacional para la Seguridad en Salud, pero la recomendación, me anticipo, es no considerar de primera mano o de primera opción las termocámaras para aeropuertos, y lo digo también porque conozco que cuando surge un fenómeno como éste hay una gran propensión de proveedores de distintos instrumentos a ofrecer sus productos directamente a los gobiernos estatales o a distintos organismos públicos y esto a veces induce a una confusión sobre la evidencia científica sobre las cosas que sí sirven y las que no sirven.

Y hablando de monitoreo de temperatura, la Secretaría de Educación Pública, como se anunció ayer, en los próximos días emitirá ya de manera formal, como producto de un acuerdo secretarial del secretario de Educación, los lineamientos de las medidas que presentamos ayer, y uno de ellos es el filtro corresponsable para las escuelas que, ayer comentamos, se detallará públicamente y conforme salga el lineamiento, pero generó en algunos casos la expectativa de que había que comprar termométros, termómetros de mano infrarojos, y que se tenían que comprar por millares o decenas de millarres.

La respuesta es no, esto se revisó cuidadosamente en el Consejo Nacional Educativo, donde se reunieron los 32 titulares de las autoridades educativas del país con el secretario Moctezuma y donde tuve la oportunidad de representar al doctor Alcocer en esta conversación y se quedó muy claro que no se está esperando que se hagan compras masivas de termómetros para este filtro porque la modalidad del filtro es otra y justamente depende de la autodeclaración de la ausencia de síntomas o del bienestar de los y las estudiantes.

Deja un comentario