CUITLÁHUAC PÉREZ CERROS: MAEN UNA HISTORIA DE ÉXITO DIGNA DE CONTARSE…

 

Si miras bien, la mayoría de los éxitos tomaron mucho tiempo: Steve Jobs

CUITLÁHUAC PÉREZ CERROS: MAEN UNA HISTORIA DE ÉXITO DIGNA DE CONTARSE…

Recuerdo que, Armando Gómez de la Torre, es la persona que generó la iniciativa de crear el Grupo Industrial MAEN (Manufacturing Automotive Enterprises Netwok), con la primera reunión el 18 de enero de hace 7 años atrás en la huerta que se ubica en la Fátima, un sábado a las 9:00 horas con tamales.

Desde octubre del año 2013, fue y hasta el sol de hoy seguirá siendo un gran proyecto, una hermandad que se ha consolidado con más de 40 empresas de industriales con los que cada día compartimos, exitosos, fracasos, experiencias que nos permiten avanzar en lo colectivo y en lo individual.

Recuerdo la mística del primer discurso de los que fuimos fundadores que sigue siendo hasta nuestros días parte de nuestra filosofía: el crecimiento del grupo es lo que nos hace fuerte y nos hace valer como organización no solo en el Estado, sino a nivel nacional y ahora mismo en el plano internacional, siempre innovando y creando.

Hoy podría ser un día como cualquier otro, sin embargo, es un buen día para hacer un alto en el camino y voltear atrás para recordar nuestro origen, sin duda hemos recorrido un camino de satisfacciones, pero también un camino incierto en el último año con el golpe de la contingencia sanitaria del Covid-19, que nos ha obligado a cambiar nuestra realidad, dando un golpe de timón en todos los sentidos.

En la hermandad MAEN no dependemos de la suerte, ni del destino solo de nosotros mismos, de nuestro trabajo, esfuerzo y disciplina. somos guerreros, soldados desafiando el siguiente reto tanto en lo colectivo como individual, con la gran responsabilidad de guiar un grupo de personas, colaboradores que nos siguen también en la batalla.

El camino empresarial es una carrera digna, pero es una carrera complicada, se trabaja duro para lograr llegar a dónde se ha soñado, pero no siempre se logran que los sueños se hagan realidad, muchas veces influyen otros factores, pero es común volver a la pelea, a veces la percepción que tienen los demás de un empresario es de una vernos como personas de éxito, al que todo le saldrá bien, al que pudo tener suerte, al que llegó a la mesa servida, heredó riquezas de familia, entre otros temas, pero en contraste y en la realidad del empresario es distinta, está ligada a la soledad y a los sacrificios.

Mucho saben y otro grueso de la población no sabe que, esto no es sencillo, el ser empresario, es mucho más sencillo ser un gerente, un director, un gobernante, un servidor público o un empleado, al fin que todos estos personajes pueden refugiarse en la colectividad, en el equipo y en el esfuerzo compartido, por el contrario, el empresario solo responde a sí mismo, rinde cuentas a su motivación y salda deudas, que depende de su talento para salir adelante o morir en el intento sorteando las diversas vicisitudes.
No hay fórmulas, varitas o pócimas mágicas, solo hay esfuerzo, constancia, trabajo, disciplina y sobre todo voluntad…

Porque muy a pesar de solicitar apoyo a distintas instituciones financieras públicas y privadas, en este periodo de confinamiento, el decepcionante resultado y la nula respuesta nos confirman que siempre hemos estado solos y que esa será siempre nuestra realidad, con o sin pandemias.

Grave error cometemos a veces al creer que personas que no tienen la misma capacidad y ni experiencia, mucho menos la misma visión, generarían la empatía para apoyarnos en tiempos de crisis, nuevamente nos damos cuenta que el único que puede entender lo que vive, piensa y siente un empresario es otro empresario.

Amigas y amigos, hermanos de Grupo MAEN, ante la crisis lo mejor que podemos seguir haciendo es: unir esfuerzos, experiencias y capacidades, para seguir fortaleciéndonos, salir avantes, romper paradigmas, malos hábitos, recelos, envidias, innovar, crear, experimentar, tropezar y volver a la línea de la sinergia en el trabajo, nunca debemos privilegiar el distanciamiento por encima de nuestro grupo, pues solo nos dañaremos, por el contrario son tiempos de seguir unidos de las manos, cuidando nuestra salud, nuestras familias, nuestros colaboradores que también son nuestra familia en nuestras empresas.

A todos y cada uno de ustedes que conforman MAEN los puedo mirar a los ojos, los conozco, tenemos una gran amistad, somos una hermandad, trabajamos hombro a hombro con proyectos que nos benefician como empresarios y que nos alimenta nuestra alma y corazón con las causas sociales.

La buena relación y contacto positivo entre empresarios, nos permite conocer nuestra realidad, nuestra fortaleza, saber que cada uno tiene algo nuevo que contar, esto es lo que nos seguirá enriqueciendo y nos motivará a salir adelante, no olvidando que sin un empresario no habría negocios y sin un ser humano que conozca el camino, que recorra ese camino y sobre todo que conduzca a un grupo por ese buen camino del éxito…

Felicidades a todas y todos respetuosamente
Cuitláhuac Pérez Cerros
Presidente Grupo Industrial MAEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *