La Casa Libertad en Aguascalientes convertida en casa del terror para los padres.

La Casa Libertad perteneciente a la Procuraduría de Protección de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, no cumple cabalmente su función de generar una sana convivencia entre las niñas, niños y adolescentes y sus padres cuando no existe una buena mediación o conciliación entre ellos.

Ante todo debe prevalecer el interés superior y el bienestar de los niños, para ello es urgente que a Casa Libertad se le asignen más psicólogos, trabajadores sociales y abogados que estén capacitados para brindarle un servicio a los asuntos que tiene el Poder Judicial, particularmente a los jueces familiares, que son quienes les ordenan que se lleven a cabo las convivencias de los niños ya sea con su mamá o su papá, dependiendo de quién tenga la custodia.

“Los asuntos que son remitidos a Casa Libertad, son por la falta de preparación de los tutores, ministerios públicos y jueces que no conocen el verdadero funcionamiento del lugar, esto los hace que se vuelvan complicados. Se tiene la falsa creencia que los asuntos que lleguan a Casa Libertad, es porque los usuarios son todos aquellos que no pueden convivir por fuera, que no hay una buena mediación o conciliación entre ellos, por eso existe esta instalación”. Sin embargo la realidad es que tanto los tutores y los ministerios públicos adscritos a los Juzgados familiares por el comulo de trabajo de forma automática emiten su opinión diciendo que se den las convivencias supervisadas en Casa Libertad.