Miguel Ríos lanza crítica a la industria musical

En activo desde los años 60, el rockero Miguel Ríos de origen español, llegó a México como parte de su Tour 2022, va a presentar un line up acústico de poco más de dos horas en un concierto «intimista» en el Lunario del Auditorio Nacional.
Durante la conferencia de su concierto, el cantautor no dejó pasar la oportunidad de expresar su inconformidad con la industria musical.
Principalmente puntualizó en el regreso al consumo de la música en formato vinilo, el cual considera quedó atrás por un bombardeo de publicidad en la época que comenzó a desaparecer su utilización, que hoy está más viva que nunca, e incluso Miguel en sus nuevas producciones ha optado por utilizar ese formato.
«Todo es comercial, el mercado es el que define cuándo es más rentable, más comercial una cosa, el hecho de que la gente regrese al vinilo, es porque se nos vendieron constantemente mentiras de que lo que venía era mejor, lo que venía era insuperable y lo que venía era eterno», expresó Miguel Ríos en conferencia de prensa.
Añadió que lo que hoy día se consume es resultado de que la industria ha decidido invertir en el «mainstream».
«El mercado ha ido haciendo nichos de gente que consume vinilos, que consume cd ‘s, pero también se ha encargado de invertir en lo que realmente considera mainstream, e incluso lo ha creado, logrando que toda la gente vaya por una misma senda», compartió.
El rockero se ha visto en un dilema personal debido a este contexto, pues considera importante seguir luchando en contra de la mercadotecnia, para que el público siga teniendo opciones de qué escuchar y no solo lo más comercial.
«Últimamente he luchado mucho en contra de esos cambios pero me di cuenta de que era absurdo, porque eso no lo controla nadie, y me di cuenta de que los creadores tenemos que enfocarnos en el nicho propio de creación», aseguró.
Donde sí decidió pronunciarse fue a no permitir que los creadores musicales sigan siendo quienes menos utilidades obtienen por su música, e hizo una analogía con lo ocurrido en el campo donde quien siembra la fruta y la cosecha, es quien recibe menos ganancias de la cadena de producción.
«Lo que sí tenemos que hacer como colectivo, como creadores, como compositores es no permitir que sigamos siendo el último eslabón de la cadena, siendo que nosotros somos los responsables de que exista esa cadena, los intermediarios son los que más reciben de nuestras creaciones, recibir 7 centésimas por una creación a mi me parece una putada», sentenció.
Pero en su opinión es un cambio que ya no le toca a artistas de su generación.
«Es que es un modelo social, y este modelo social se reproduce en todo, pero pensé: no voy a luchar contra algo que solo los que están empezando a vivir de esto pueden cambiar», concluyó el artista español.